TECHKING COLOMBIA

TELÉFONO SOPORTE

(034)5819666

ABC DE LAS LLANTAS PARA CAMIÓN

Existe un tipo de neumático para cada posición en los vehículos pesados. En este artículo damos elementos para saber cuáles son los que se necesitan.

La elección para la compra de llantas para camión no es un tema de menor importancia y más tratándose de vehículos de carga pues por su tamaño, volumen y capacidad de carga requieren productos especializados según el eje en que se vayan a instalar.

Si bien en el mercado existe una gran cantidad de fabricantes, si se desconocen los factores básicos para elegir las adecuadas, a menudo se cometen errores que atentan contra la seguridad y la economía.

Antes de tomar la decisión de compra es importante conocer las diferencias que existen entre los distintos tipos de neumáticos para camión y los factores que ayudan a elegir las correctas.

Para seleccionar las llantas del camión se debe tener en cuenta:

  • El tipo de vehículo.
  • Identificar la necesidad, según las condiciones de uso del camión.
  • La velocidad de marcha promedio.
  • Tipo de construcción de la llanta, si es convencional o radial.
  • La clase de terreno en que normalmente transita.
  • El peso de la carga.
  • Conocer la diferencia entre las llantas direccionales, las de transmisión y para el semirremolque.
  • Interpretar la información que portan las llantas.

Tipos de llantas según construcción

Las hay de dos tipos: las convencionales cinturadas y las radiales. Las cinturadas son un tipo de llanta de bajo precio y tecnología que ya hoy día se considera obsoleta. A éstas se les incluyen cinturones de refuerzo, con los que logran estabilidad en las curvas, pero siguen siendo débiles a los pinchazos.

Las radiales, por su parte, poco a poco vienen ganando terreno en estos vehículos porque, si bien cuestan más, ofrecen mayor duración. Técnicamente hablando, la carcasa está formada por dos lonas superpuestas en línea recta de aro a aro formando un ángulo de 90 grados con el sentido de rotación, en lugar de la dirección de rodamiento.

Encima de las lonas llevan cuatro cinturones estabilizadores que les dan gran seguridad en las curvas, al impedir la deformación que producen el peso y la fuerza centrífuga.

A las radiales de acero, además de las bandas de nylon, se les instalan una o dos bandas de acero trenzado para garantizar máxima estabilidad y resistencia a los pinchazos.

Tipos de llantas según su uso o lugar en el camión

Los neumáticos para camiones están diseñados para obtener el máximo rendimiento según el lugar o eje en el que se instalen. Así, hay llantas direccionales, para el eje de tracción y para los ejes del remolque.

Por su parte, las de tracción se utilizan únicamente para el tren por el cual se aplica la potencia y el torque de motor a la calzada. Se reconocen por el labrado característico de surcos profundos intercalados a lo ancho de la banda de rodamiento que ayudan a evitar patinazos en superficies resbalosas.

Por último, los neumáticos de remolque deben soportar fuerzas laterales y de frenado, además de cargas variables. Están diseñados para rodar sin esfuerzo de torsión, pero sí de compresión y centrífugo. Las paredes laterales reforzadas ayudan a proteger la carcasa de posibles daños por consecuencia del frenado.

NOMENCLATURA DE LA LLANTA

NOMENCLATURA ADICIONAL

Hay otros códigos en un neumático común. Algunos habituales son:

Treadwear (desgaste): señala la rapidez con la que se desgasta un neumático. Indicado en el neumático por la palabra treadwear seguida de un número de tres cifras comprendido entre 60 y 620. Números más bajos indican mayor rapidez de desgaste. El valor 100 es el valor de referencia de un neumático “normal”, con una media de duración de aproximadamente 25.000 kilómetros. Así un neumático con un treadwear 200 se desgastará dos veces más despacio que uno normal, y agarrará algo menos, pero no la mitad (ver traction).

Traction (tracción o adherencia): clasifica la adherencia de un neumático en mojado. Indicado en el neumático por la palabra traction seguida de una o dos letras según la categoría. Hay cuatro categorías, aa, a, b y c de mayor a menor agarre. El test de prueba para esta característica mide la distancia de frenada en recta.

Temperature (temperatura): muestra la resistencia del neumático a sobrecalentarse a más de 100km/h, característica que influye directamente en el desgaste del neumático en carretera y en el riesgo ocasional de reventón. Hay tres categorías: a, b y c de mayor a menor resistencia. La mayoría de neumáticos comercializados son a, c es lo mínimo que exige la ley.

Fecha de fabricación: indicada mediante 4 dígitos. Los dos primeros informan la semana del año en que ha sido fabricado el neumático; los dos segundos, el año. Por ejemplo, el código 1210 es de un neumático fabricado en la semana 12 del año 2010. No deberían adquirirse neumáticos que lleven más de un año de fabricados y, una vez instalados, deberían sustituirse máximo a los seis años, aunque no presenten desgaste pues las gomas se endurecen y pierden sus propiedades.

M+s, o m&s (mud and snow); son llantas barro y nieve, con niveles de tracción superiores a los normales en estas condiciones y para ambientes fríos.

E4: neumáticos que superan las regulaciones europeas; el número indica el país de aprobación.

Dot code: todos los neumáticos hechos para estados unidos tienen este código, una marca requerida por el departamento de transportes de este país. Especifica la empresa, fábrica, molde, lote y fecha de fabricación.

Según la necesidad

Otro factor de elección es el tipo de carretera y los climas por los que se transite. Por ejemplo, si en los viajes predominan las autopistas, se deberían elegir labrados para tal fin porque, dada las altas velocidades que se pueden alcanzar, la temperatura puede elevarse y atentar contra la seguridad y la durabilidad.

Por el contrario, si son carreteras de montaña, con muchas curvas, la selección debe ser diferente dados los continuos esfuerzos, así sean a baja velocidad. Sea cual fuere el caso, en el costado de las llantas viene grabada información para acertar en la elección

Lectura de costado

Es importante saber interpretar la información que porta el flanco de la llanta para hacer la mejor elección según el tipo de vehículo, la necesidad y la carga. Además de la conocida nomenclatura de las llantas para vehículos livianos, en la cual R significa Radial, el índice de carga indica la máxima carga en libras que el neumático puede soportar cuando esta inflada adecuadamente.

La elección del neumático adecuado para cada camión puede resumirse en tres pasos, según su aplicación en el eje de dirección, en el eje motriz y en el eje portador.

Definir el uso adecuado de los neumáticos. Como se dijo atrás, se deben tener en cuenta los caminos que se van a recorrer, sean autopistas, carreteras de montaña, zonas de mucha lluvia, tramos de elevada frecuencia de derrumbes o presencia de lodo en la calzada, etc.

Determinar las dimensiones correctas. La carga máxima de un eje viene dada por el fabricante del vehículo. El hecho de equipar este eje con unos neumáticos que permitan soportar una carga superior no autoriza a sobrepasar la carga homologada por el fabricante del vehículo. Además, a cada dimensión de neumático para vehículo pesado le corresponde un ancho de rin (o rines) dado en ancho de la banda de rodamiento.

Nunca se debe montar un neumático sobre un rin no homologado porque existe riesgo de deterioro de ambos elementos, de un deficiente agarre al suelo, y de un trabajo anormal de la carcasa que puede afectar la seguridad, el comportamiento, la adherencia y la vida útil del neumático.

Elección del labrado. Como se mencionó anteriormente, el labrado en las llantas para vehículos de carga presenta algunas particularidades en función a la ubicación de las llantas según el tipo de eje. Por lo tanto, se deben utilizar exclusivamente labrados para los ejes direccionales, otros para los ejes de tracción y otros para los ejes del remolque que, para el ejemplo, se enmarcan en los ejes denominados «D», «T», «R» o «X». Se debe tener en cuenta que las nomenclaturas de uso dependen de cada fabricante y se recomienda no utilizar labrados que no correspondan al eje para los cuales fueron diseñados.

 

ARTÍCULO EXTRAIDO DE: www.revistaautocrash.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat